Make your own free website on Tripod.com

Queridos hermanos y amigos, comenzamos esta serie de escritos con este tema que es muy escabroso y controvertido, por lo cual esperamos y oramos al Señor poder aclarar toda la verdad Escritural sobre éste y otros temas que con el tiempo les brindaremos. (para definición de ciertas palabras digiten Glosario en los vínculos)  

 

El diezmo lo practicó Abraham avinu (nuestro padre) por su propia voluntad, y fue instituido en la Toráh de Moshéh como mitzvah (mandamiento) para el levita, o sea perteneciente a la tribu de Leví, para la viuda, el extranjero y el huérfano. También en muchas partes de las Escrituras Adonai (El Señor) dice: “Te comerás el producto de tu diezmo en el lugar que Yo te diga. “(Devarim / Deuteronomio12:17-19; 14:22-29; 26:12-15)

 

En ningún sito de las Sagradas Escrituras dice que el diezmo fue instituido para los Pastores Evangélicos Cristianos, es más, Yeshúah y sus emisarios nunca prescribieron el diezmo para la Iglesia Cristiana y a propósito en el “Nuevo Diccionario Enciclopédico Ilustrado,” que es cristiano,  de Vila y Escuaín y editado por CLIE dice en la página 257 y yo cito: “El pago de los diezmos continuaba en tiempos de Cristo (Lc. 11:42; 18:12; He. 7:5) pero no fue prescrito a los cristianos ni por Cristo ni por los apóstoles.” El Señor Yeshúah habló en una ocasión a los fariseos sobre el diezmo (Lc 11:42), y tengan en cuenta que cuando el Señor Yeshúah estuvo corporalmente en este mundo, el Templo de Yerushalaim (Jerusalén) todavía estaba en pie, no había sido destruido, que era donde se llevaban los diezmos.

 

La tribu de Leví, los levitas y los kohanim (sacerdotes), que procedían de la tribu de Leví, eran los encargados de todo lo concerniente al Templo y a ellos Elohim les dio el diezmo. ¿Por qué? Bueno, El mismo dice en las Sagradas Escrituras. «Adonai dijo a Aarón: “Tú no tendrás ninguna herencia o porción en tu tierra; Yo soy tu porción y tu heredad entre el pueblo de Israel.» (Bamidbar / Números 18:20). Ellos trabajaban arduamente en el Tabernáculo de reunión del desierto y después en el Templo. « “A los descendientes de Leví Yo he dado el diezmo completo del producto en Israel. Es su heredad en pago por los servicios que desempeñan en el Tabernáculo de reunión.”» (Bamidbar / Números 18:21). Para un ejemplo vean cuántos sacrificios se hicieron el día que Shlomó (Salomón) inauguró el Templo (Divrei Hayamin Bet / 2 Crónicas 7:5) y los levitas eran los que se ocupaban de degollar todos los animales y hacer las ofrendas quemadas.

 

Cuando el Templo de Yerushalaim fue destruido en el año 70 y más tarde, en el año 135 toda la ciudad de Yerushalaim, la tribu de Leví junto con todo el pueblo Judío fue a la Dispersión (Galut) y hasta el momento sólo quedan dos tribus, la de Yehudáh (Judá) y la de Biniamin (Benjamín), las otras pertenecen a las diez tribus perdidas del pueblo Judío, hasta que Adonai las recoja de los cuatro extremos de la tierra y las regrese a Eretz-Israel (Tierra de Israel). (Devarim / Deuteronomio 30:3-4; Yeshaiah / Isaías 11.12; Yermeiah / Jeremías 31:10)

 

Hay infinidad de pastores que reclaman que ellos son los levitas modernos, pero eso no lo dice en ningún lugar de las Escrituras ni tampoco que la Iglesia haya reemplazado al pueblo de Israel, siendo ésta la nueva Israel; pero esto lo hacen para tener una justificación para pedir diezmos de 10%, 20% y a veces de 30%. Le dicen a sus pobres ovejitas que tienen que pagar el diezmo antes que inclusive compren sus provisiones de comida; hay algunos que hasta piden las joyas de las damas que acuden a la iglesia con sus prédicas eufóricas y emocionales, diseñadas para tocar el bolsillo del creyente. Esto en otros términos se llama chantaje psicológico.

 

Pedir diezmos no es legal para esta época para la Iglesia Cristiana (a propósito Iglesia es un término mal usado, significa reunión política o religiosa, el término correcto es congregación). Lo que el propio Yeshúah y sus emisarios nos dicen es que demos ofrendas de todo corazón y ninguno de ellos, sobre todo Shaúl (Pablo), establece un porcentaje.

 

Los pastores reclaman y me han dicho muchas veces: ¿Cómo vamos a vivir y mantener la Iglesia sin los diezmos? Pues, muy sencillo, TRABAJEN, que no les hará daño. El emisario Shaúl, muy claramente cuatro veces dice que lo imiten y él trabajaba, y no aceptaba ser carga a nadie. Cierto es que las Escrituras dicen: “No pondrás bozal al buey cuando está trillando” (Devarim / Deuteronomio 24:4); y “El siervo es digo de su salario.” (Lucas 10:7; 1 Timoteo 5:18)  ¿Han visto alguna vez a un buey arrancando espigas de aquí y de allá cuando está trillando? ¿No es cierto que con eso no se sacia? Las ovejas se supone que ayuden con sus ofrendas, pero no que mantengan saciados a sus pastores, es más Yeshúah nunca ordenó a construir esas Super- Iglesias con muchísimos miembros y muchísimos diezmos. En el tiempo de Shaúl los Mesiánicos se reunían en casas particulares. Por otro lado,¿no tiene tiempo de trabajar un pastor con una iglesita pequeña? Y las Escrituras también dicen:« “6 Ahora, la religión verdadera, sí trae grandes riquezas, pero sólo a los que se contentan con lo que tienen; 7 pues no hemos traído nada a este mundo, y no nos podemos llevar nada de él. 8 Mientras tengamos comida y ropa, estemos satisfechos con esto. 9 Además para los que la meta es ser rico, caen en tentación, son atrapados en muchas codicias necias y dañinas que los hunden en ruina y destrucción. 10 Porque el amor al dinero es la raíz de todos los males, por este anhelo algunos se han apartado de la fe, y se han punzado el corazón con muchos dolores.”» (1 Timoteo 6:6-10). Está claro que las Escrituras hablan de dar, ofrendas, lo que esté en el corazón del dador y no del pastor.

 

El Señor Yeshúah cuando se encontró con el joven rico, éste le preguntó: «“Rabí bueno, ¿qué debo hacer para obtener vida eterna?” 19 Yeshúah le dijo: “Por qué me llamas bueno? ¡Nadie es bueno sino Elohim! 20 Tú sabes los mitzvot: 'No cometas adulterio, no asesines, no robes, no des falso testimonio, honra a tu padre y a tu madre...'y 21 El respondió: “Yo he guardado todos éstos desde que soy un niño.” 22 Al oír esto, Yeshúah le dijo: “Aún hay una cosa que te falta: 'Vende cualquier cosa que tengas, distribuye el dinero entre los pobres, y tendrás riquezas en el cielo. Entonces ¡ven y sígueme!” 23 Pero cuando el hombre oyó esto, se puso muy triste, porque era muy rico.”»(Lucas 18:18-23, Traducción del autor). No le dijo que le quitara el dinero a los pobres para comprarse carros, casas, buenas telas, joyas, computadoras sofisticadas, etc. El joven rico se fue porque parece que no lo gustó mucho lo que El Rabí Yeshúah le dijo.

 

En las Escrituras no vemos a ninguno de los profetas ni a los emisarios de Yeshúah lucrando con La Palabra De Elohim. Más bien, vemos que todos pasaban muchas estrecheces y necesidades. Shaúl dice que hasta inclusive había pasado hambre.

 

Lo que en esta época hay, y repito, es un gran chantaje psicológico, donde le hacen creer a las ovejitas que si no diezman no recibirán bendiciones y que mientras más diezmen, más bendiciones tendrán; el colmo es esto, que he oído muchas veces por emisoras de radio y televisión cristianas: “Traigan el 10% de sus deudas y el Señor, con nuestras oraciones se ocupará de tales deudas.” ¿No es esto bochornoso y una abominación a los ojos de Elohim? Por otra parte tenemos a dichas estaciones de TV y radio haciendo Cruzadas (palabra que se utilizó por la Iglesia Católica para asesinar al pueblo Judío y robarle su amada Yerushalaim) y maratónicas para seguir quitándole al pobre. No tienen un Dios, que El mismo dice: «“¿Habrá algo imposible para mí?”»(Mt. 19:26; Lc. 1:37; 18:27), que tienen que robarle al pobre. Esto me recuerda la época de la Edad Media, lo cual era abominación también, vendiendo indulgencias. Cuando Johan Teztel llegaba a los pueblos de Alemania plantaba un cofre en medio de la plaza y decía: “Cuando tu dinero suene en el cofre, las almas de tus seres queridos saldrán del purgatorio.” (Por supuesto sabemos la historia del purgatorio) ¿Dónde quedaron la viuda, el extranjero y el huérfano que menciona la Toráh? Porque yo sí he visto a los canales de televisión, los cuales ustedes llaman “mundanos”, hacer colectas para casos desesperados de enfermos, menesterosos, viudas y mujeres abandonadas y hasta inclusive a los enfermos los han mandado al país del norte para curarlos. En el primer capítulo de Yehoshúah / Josué dice claramente cómo te irá todo bien, pero claro el pueblo no escudriña, sólo dice Amén, Amén cuando habla el pastor. «“Esfuérzate, sé valiente; porque tú harás que este pueblo herede La Tierra que Yo juré a sus padres que Yo les daría. 7 Sólo esfuérzate y sé muy valiente en tener cuidado de seguir toda la Toráh que Moshéh mi siervo te ordenó que siguieras; no te apartes de ella ni a la derecha ni a la izquierda; entonces tendrás éxito adonde quiera que vayas. 8 Sí, mantén este libro de la Toráh en tus labios, y medita en él día y noche, para que tengas cuidado de actuar de acuerdo a todo lo escrito en él. Entonces tus empresas prosperarán, y tú tendrás éxito. 9 ¿No te he ordenado: ‘Esfuérzate y sé valiente’? Para que no tengas miedo o te desanimes, porque tu Adonai, tu Elohim está contigo adonde quiera que vayas.”» (Yehoshúah / Josué 1:6-9; Traducción del autor). Créanle a Adonai, aquí es donde está la bendición, no en llenar las bolsas de los pastores. Una inmensa mayoría de ellos dicen que el Tanaj / Antiguo Testamento es para los Judíos y no para los Cristianos, pero Adonai no dice así. En el libro de Bereshit / Génesis 17:4, dice claramente que Adonai hizo a Abraham nuestro padre, y según el capítulo 11 de Romanos, Shaúl nos dice que estamos injertados en el árbol Judío y más adelante dice que formamos un solo pueblo con el pueblo Judío. Sí tenemos que guardar la Toráh que está mal traducida como ley, su significado es enseñanzas (ver Glosario), esto es, junto con el Shabbat, tema de otros escritos.

 

Raras veces oigo a un pastor decir: “Escudriñen las Escrituras, porque en ellas se encuentra la vida eterna.” ¿Cómo lo van a hacer? El pueblo se daría cuenta de muchas cosas que se están predicando falsamente, El Señor le llama “Palabra de Hombre,” “Mandamiento de Hombre” o “Tradiciones de los Ancianos” en el caso del pueblo Judío.

 

Veo que la mayoría de los pastores cuando llegaron a los pies de “Jesús” no tenían ni un centavo en sus bolsas, y ahora tienen carros, casas, buena ropa, joyas y algunos hasta fincas. Mi Señor se despojó de sus riquezas para venir a este mundo a morir como pobre por nosotros. ¿Y el de usted?

 

Hay pastores que dicen a las ovejitas, yo lo he oído, la primera vez fue en Miami, Florida y me abstengo del nombre del pastor y la iglesia, no soy yo su juez,: “Cambiarse de Iglesia es de maldición.” Por supuesto, pero para el pastor, se les van los diezmos. Otra vez oí en la misma Iglesia al mismo pastor decir: “No se asombren cuando me vean aparecer con un Mercedes nuevo de paquete.” Quizás ya lo tenga, porque de esto hace un poco de tiempo. Y este pastor tiene un programa de televisión que llega a todo el mundo hispano, ¿estará capacitado para enseñar al pueblo?

Como he dicho anteriormente la palabra es congregación y ni el Señor Yeshúah ni sus emisarios nos mandaron a fundar Super-Iglesias. Podemos ver en el Libro de los Hechos y en las cartas de Shaúl que las congregaciones estaban en las casas particulares de los creyentes. Pero a Iglesias más grandes, más diezmos. Yo he visto pastores sacando cuentas de cuánto le dejaría su Iglesia cuando crezca a tantas y más cuantas personas. Y algunos que han alquilado locales para la Iglesia tan costosos, con la esperanza de tener muchas almas o diezmos, y cuando no lo consiguen la Iglesia quiebra.

 

El Señor Yeshúah tenía doce emisarios y El es Elohim. ¿Cuántos debe tener usted, señor pastor?

 

¿Cuántos matrimonios ha sido culpable la Iglesia Cristiana de destruir? ¿Ustedes dicen

 que ninguno? Y todo por la misma razón. Imagínense este cuadro que yo he visto muchas veces:

Un matrimonio, los dos mundanos, van a bailar juntos, a beber y a hacer cuanto se hace cuando uno vive en el mundo. De repente alguna amiga le comienza a predicar a la esposa, la esposa se convierte y ahora se pasa muchas noches y los Domingos (que a propósito no es el día que el Señor santificó, es el Shabbat, Sábado) en la Iglesia, en vez de estar en la casa con su esposo. El marido se cansa de llegar a la casa y la mujer en la Iglesia, recuerden que la mujer ahora es Cristiana y el marido sigue siendo del mundo. El marido se aburre, se encuentra una muchacha y la invita a beber una copa. ¡Bang! Matrimonio roto. Y arriba de esto, las pocas noches que la mujer está en casa para esperar a su marido, le ha quitado el lugar al Juez Eterno, porque ahora se la pasa juzgando a su marido, diciéndole impío y con el dedo parado pronosticándole que va a pasar la eternidad en el infierno, cuando más bien, debía de estar dando testimonio con su comportamiento, que es el mejor testimonio que se puede dar, ¿se acuerdan, por sus frutos.....?

 

Hay muchos pastores de campo que las ofrendas que le traen son productos del campo, huevos, gallinas vegetales, etc. Bendito Sea el Nombre de Adonai por ellos. Son humildes delante del rostro del Señor.

 

Hermanos: No digan Amén, amén a todo en ignorancia. Escudriñen las Escrituras para ver si en su congregación se está predicando la verdad de Elohim. Hagan como la gente de Berea: «10 “Pero tan pronto como cayó la noche, los hermanos mandaron a Shaúl y a Silah para Berea; cuando llegaron, fueron a la sinagoga. 11 La gente de aquí era de un carácter más noble que los de Tesalónica; ellos, ansiosos, recibieron el mensaje, escudriñando el Tanaj todos los días para ver si las cosas que Shaúl decía eran verdad.”» (Hechos 17:10-11; Traducción del autor) » Si no es está predicando de acuerdo a las Escrituras, el Señor dice: “Sal de ahí, pueblo mío.”(Revelaciones / Apocalipsis 18:4)

 

Pastores los exhorto a que sólo podemos amar a uno, a Elohim (Dios) o al dinero, no podemos tener dos amos. Si usted en verdad fue llamado por el Señor, El es poderoso para proveer, pero no lo usen para lucrar..... decidan

 

Que Adonai Elonueinu Tzavaot (El Señor Nuestro Dios de los Ejércitos) los Bendiga.

 

Diego Ascunce.

 


y Shemoot (Ex) 20:12-13(12-16, Devarim (Det) 5: 16-20